Mucho cuidado en verano con los vendedores ambulantes.

 

                             

 Las altas temperaturas junto con unas malas prácticas de manipulación son riesgos alimentarios. Tenemos que estar alertas en los sitios en los que  comemos en verano, y en especial con los vendedores ambulantes que por ejemplo vemos en las playas. Puede hacer que nuestras vacaciones, se transformen sin quererlo ... y sufrir  una intoxicación alimentaria.